Porqué elegir mascarillas naturales para la piel

Si alguna vez has revisado una etiqueta de una mascarilla facial sintética adquirida en el mercado, o cualquier otra crema para el cuidado de la piel, probablemente no te des cuenta que algunas cremas, humectantes y mascarillas sintéticas que son parte de tus cuidados diarios de la piel pueden contener cosas que en realidad sean más dañinas que beneficiosas.

Puede ser bastante estresante el encontrarse con ingredientes difíciles de pronunciar como propilenglicol o urea diazolidinil. El primero es conocido por causar reacciones alérgicas; el segundo libera formaldehido, si, el mismo químico que retrasa la descomposición en los cadáveres. Puede que también te encuentres con parabenos, el cual se usa para alargar la vida útil de la mayoría de los cosméticos, y FD y C amarillo y azul, colorante que está relacionado con el asma, jaquecas, nauseas y fatiga.

No pensabas que eran tan peligroso ¿no es así?, esta es la razón por la que se debe ser más responsable a la hora de comprar productos para el cuidado personal.

Elegir una mascarilla natural No es un tema de dinero

 

Muchos de nosotros escogemos los productos de cuidado de la piel según su fragancia o si son aptos para nuestros bolsillos, sin saber que estamos cayendo en un estilo de vida que a largo plazo es malo para nosotros.

Los consumidores atentos y que saben elegir, escogen marcas que contienen ingredientes orgánicos y a base de plantas, biodegradables debido a que están consientes que las marcas sintéticas usan petróleo, químico como el parabeno y el ftalatos, que es dañino para la piel y que se adhiere al ambiente por un largo tiempo.

Además, los compradores que saben más, preferirían renunciar a la fragancia y al lindo envoltorio y optar por faciales, exfoliantes, jabones o productos naturales para la piel que no son dañinos para el cuerpo. Además lo hacen con el fin de apoyar a los creadores de estos productos de cuidado natural, sabiendo que al hacerlos son amigables con el ambiente, por ejemplo al usar envoltorios reciclados y fuentes renovables de energía.

También, los compradores consientes que están preocupados por el medioambiente, comprenden que los productos para la piel hechos naturalmente cuestan un poco más caro debido a los ingredientes especiales que contienen y por el proceso por el que deben pasar.

Es sobre tu cuerpo

 

En ocasiones es mucho mejor el hacer tus propios jabones, exfoliantes y mascarillas que comprarlas, especialmente cuando no estás segura sobre los ingredientes que contienen.

Si no sabes por dónde empezar, busca en nuestra página y encontrarás varias recetas de mascarillas para el cuidado de la piel. ¿Qué es lo mejor de esto? No son solo son baratos y más seguros para tu piel, sino que también son fáciles de hacer y se pueden lograr usando ingredientes que puedes encontrar en tu propia cocina. ¿Quién iba a pensar que aquel humilde yogur en tu refrigerador y la miel que le pones al té pueden de hecho ser parte de tu mascarilla natural?

Para tener en cuenta

No todos reaccionan bien a los faciales naturales o algún otro producto natural para cuidado de la piel. Algunas personas pueden ser alérgicas a la miel o al yogur sin saberlo, y al poner estos ingredientes en sus rostros o en la piel puede hacerles un daño en vez de serles de ayuda.

Siempre es recomendable hacer una prueba en un poco de piel antes de usar las mascarillas directamente en el rostro. Aplica la mezcla y déjala por un par de horas, si tu piel se enrojece o te comienza a picar, puede ser un signo de que eres alérgico a algún ingrediente usado en la mascarilla.

Lo genial de hacer tus propias mascarillas naturales es que tienes una gran variedad de donde escoger, todas naturales y buenas para ti. Manzanas, naranjas, duraznos, huevos, leche, avena, frutillas… ¡es una lista sin fin! Si una no funciona, pasa a la siguiente. Con seguridad encontraras la mascarilla que sea la indicada para ti y que te brinde todos los beneficios que tu piel necesita sin riesgo de alergias.

Aprende a crear tus propias mascarillas para la cara en este artículo y también puedes aprender a crear mascarillas de miel haciendo clic aquí.